5 abr. 2012

Veinte años después

Se cumplen hoy 20 años del día en que Alberto Fujimori, entonces Presidente constitucional de la República, dio el golpe de Estado que lo convirtió en dictador. Ese domingo 5 de abril siniestro, Fujimori anunció que disolvía el Congreso e intervenía el Poder Judicial.

No fue un golpe sólo contra la institucionalidad democrática. Ese fue mi personal criterio desde el momento mismo del atropello.

Recuerdo que esa noche, fatigado, me acababa de acostar, cuando me avisaron que la señora Cecilia Lacca, directora de Antena Uno Radio, la emisora en que yo trabajaba desde su fundación, quería hablar conmigo de modo urgente.

-Don César, me dijo, Fujimori acaba de dar un golpe. Ha disuelto el Congreso y va a reorganizar el Poder Judicial. Quisiera que haga usted enseguida un comentario.
Salí al aire, y dije (consta en grabación):

-Este es un golpe militar que lleva como mascarón de proa a Fujimori. Es el golpe de los militares violadores de derechos humanos y vinculados al narcotráfico.

Creo que acerté, porque apunté a los resortes de fondo, no a los meramente legales.

A las pocas horas del golpe, se vio en la televisión cómo la fuerza pública arrojaba desde un balcón del Palacio de Justicia expedientes vinculados a narcotraficantes.

Ahora se conoce que Fujimori, Vladimiro Montesinos y el general Nicolás Hermoza Ríos, comandante general del Ejército, formaban una banda delictiva y asesina, y que, después de juicios impecables, pagan con prisión sus crímenes de corrupción y contra los derechos humanos.
El golpe fue aprobado, según encuesta de Apoyo, por un 80 por ciento de la población. Ello se debió a que los golpistas habían llevado a cabo, previamente, una campaña contra el Congreso. Se acusaba a éste de no actuar con firmeza contra el terrorismo, de corrupción y de estar formado por comechados que ganaban demasiado.

Recuerdo que el 6 de abril, a bordo de un colectivo automovilístico, pasajeros hombres y mujeres se expresaban a favor de los golpistas, porque “ahora, con lo que se ahorre en sueldos de congresistas, los alimentos van a ser más baratos y van a subir los sueldos a los maestros”.

La dictadura impuesta hace 20 años no sólo robó fondos del Estado, no sólo traficó con las compras de armas, no sólo se enriqueció con el narcotráfico, no sólo ordenó torturas y masacres. Corrompió la moral pública. Uno de sus delitos consistió en convertir a casi todos los medios de comunicación en focos de adulación, mentiras y calumnias. (En la prensa y la televisión de hoy operan y ejercen poder algunos de los actores de esa época de oprobio. Por supuesto que el Presidente Ollanta Humala sabe quiénes son, y los tiene cerca.)

La dictadura eliminó derechos sociales, aceleró la quiebra de los partidos políticos y manchó el honor de militares y Policías.

Escribe:César Lévano

6 ago. 2011

Investigan fosas con desaparecidos en el régimen de Fujimori

Las autoridades investigan cuatro fosas donde fueron enterrados clandestinamente los "desaparecidos del Santa", víctimas en 1992 del grupo militar encubierto Colina.

Agentes de la policía fueron alertados en las últimas horas del hallazgo de las fosas con restos humanos a la altura del kilómetro 468 de la carretera Panamericana Norte, en la región La Libertad.

El tema llevó a la inmediata movilización de fiscales, peritos y expertos forenses para intentar determinar la procedencia de los restos de, al parecer, siete personas.

Según información, en una de las fosas, ubicada a unos 200 metros de la autopista en pleno desierto del norte peruano, se encontró un cráneo con lo que parece ser un orificio de bala junto a un pantalón con una correa blanca y cuerdas.

A pocos metros se halló un fémur y dos casquillos de bala de calibre 9, de uso exclusivo de las fuerzas de seguridad, mientras que a dos kilómetros se encontraron otras dos fosas con los restos de, al parecer, cuatro personas.

El fiscal de la localidad de Virú, Héctor Rebaza, declaró a los periodistas que aún no se tienen mayores detalles de la investigación, aunque los pobladores de las cercanías lo relacionaron con los nueve campesinos desaparecidos en el distrito del Santa, en la región Ancash, el 2 de mayo de 1992.

Incluso, el alcalde de la localidad de Guadalupito, Roberto Oliva Paredes, declaró al portal del diario La República que “sin duda” los restos pertenecen a los desaparecidos.

Los familiares, organismos defensores de los Derechos Humanos e investigaciones periodísticas señalan que los campesinos fueron asesinados y sus cuerpos desaparecidos por el grupo Colina.

Ese destacamento militar encubierto fue también el responsable de las masacres de Barrios Altos y La Cantuta, cometidas en 1991 y 1992, respectivamente, que determinaron que el ex presidente Alberto Fujimori (1990-2000) fuera condenado a 25 años de cárcel por violaciones a los derechos humanos.

30 jun. 2011

Carta de MVLL a Rosa María Palacios por su salida de América TV

El notable escritor peruano y premio Nobel Mario Vargas Llosa se solidarizó con el despido encubierto de legalismos de Rosa María Palacios. Según informa La República, este es el texto leído por Augusto Álvarez Rodrich en su programa de radio Capital:

Querida Rosa María:

Con mucha pena pero sin sorpresa, me entero de que te han cerrado el programa. Es el precio de ser honesta, independiente y talentosa, algo que en el Perú suele ser difícil de tolerar por los mediocres y deshonestos, tan influyentes en los medios de comunicación. Pero estoy seguro de que muchos miles de peruanos se sienten solidarios contigo e indignados con el atropello de que eres víctima. Estoy seguro que más temprano que tarde, volverás a la televisión a seguir dando esa buena batalla por la libertad y la decencia.

Te deseo lo mejor y te hago llegar todo mi afecto y admiración, al igual que Patricia y todo el resto de la familia. Un gran abrazo.

Mario Vargas Llosa

Madrid, 29 de junio del 2011.

13 jun. 2011

Impunidades

Alan García ha promulgado una ley que permite que funcionarios corruptos, que incluso hayan sido condenados por enriquecimiento ilícito, puedan volver a ejercer cargos públicos. Un coimero reincidente, de esos que creen que la plata llega sola, puede así volver al Congreso, a un ministerio o a la presidencia de la República.

La ley firmada por García establece que tales acusados sólo serán sancionados penalmente si sus actos han producido un daño económico contra el Estado. Esto es absurdo: todas las investigaciones en el país y en el mundo demuestran que las coimas, burlas presupuestarias y delitos afines siempre perjudican a la economía nacional.

El régimen de García deja en ese dispositivo la seña de su moral, mejor dicho, de su ausencia de moral.

Esto ocurre en momentos en que arrecia la campaña para librar a Alberto Fujimori de la pena que lo castigó por autoría mediata de 25 asesinatos.

La justicia, en causa que respetó el debido proceso así como la defensa plena del acusado, condenó al exdictador a 25 años de prisión. No era una sentencia injusta, si se considera la crueldad de crímenes como el de la Cantuta y el de Barrios Altos.

No todos los delitos de Fujimori han sido sancionados, o siquiera investigados. Falta establecer, por ejemplo, qué llevó en sus valijas Rosa Fujimori, su hermana, en los 200 viajes internacionales que realizó mientras su hermano disfrutaba del poder absoluto, en complicidad con una pandilla de mandos militares vinculados al narcotráfico y a Vladimiro Montesinos.

La campaña para el indulto de Fujimori la inició el congresista aprista José Vargas, en una propuesta que fue presentada como personal, pero que, como demuestran diversos hechos ulteriores, anunciaba una ofensiva programada.

En las últimas horas se han producido mítines de Fujimoristas a favor del indulto. Se anuncia para el jueves 16 una marcha con igual objeto.

Cierto es que la salud de Fujimori se ha agravado. Después de su intenso esfuerzo electoral en pro de su hija y cómplice Keiko, tiene un aspecto muy desmejorado. Se informa que ha sufrido una súbita y alarmante pérdida de 16 kilos. Las imágenes no mienten al respecto.

En esto, la última palabra la tienen los médicos. El presidente Alan García tendrá que decidir a la luz de esa opinión.

Si el mal fuera grave, pero pudiera aliviarse con cuidados médicos, entonces debería ser internado en una clínica y cuidado por los galenos. No puede olvidarse la gravedad de los daños que Fujimori causó a la sociedad, a personas inocentes, a la economía, a la defensa y la seguridad nacional y, lo peor de todo, a la institucionalidad, los derechos humanos y la moral pública.

Escribe César Lévano

9 jun. 2011

Fujimori y las flores del mal

Omar Chehade, segundo Vicepresidente de la República electo, ha propuesto, a título individual, que Alberto Fujimori sea trasladado de su residencia actual a una cárcel común. Sería una medida justa respecto del hombre que mandó encarcelar, torturar y matar a inocentes, además de culpables. Normal sería que perdiera los privilegios excesivos de que ha estado gozando, y que le han permitido un vigoroso activismo político contra la democracia.

No pide Chehade que se dé un trato cruel al exdictador. Nadie pide eso. En realidad sería sensato que se le brinde un espacio decente, como el que nunca concedió él a ningún preso.

Torpe sería ensañarse con un hombre condenado a 25 años de prisión y que, aunque no padece ninguna dolencia terminal, adolece de males que exigen cuidado.

El Perú de hoy no admitiría que se repita el ensañamiento con que se trató en 1930 al depuesto presidente Augusto Bernardino Leguía, él sí gravemente enfermo, no obstante lo cual se le aprisionó en condiciones crueles. Hasta arrojaron una bomba al cuarto del Hospital Naval al que había sido trasladado.

Eso no, pero tampoco esa cárcel dorada en que Fujimori recibía visitas de día y de noche, y en la cual cultivaba rosas y otras flores, como acaba de relatar Mario Vargas Llosa a El Mercurio de Chile.

El jefe de Vladimiro Montesinos y de Martín Rivas, el hombre que robó a manos llenas, el que vendió los bienes del país a precio de remate (previa coima, desde luego), el que renunció mediante fax al más alto cargo de la República, se burlaba todos los días, con el amparo de Alan García, de la ley y la justicia. En su prisión ficticia había instalado un centro de operaciones político, un jardín de Epicuro donde cultivaba, aparte de rosas, las flores del mal.

En la etapa que se inicia el 28 de julio, será preciso no sólo que se encierre a Fujimori conforme a ley, sino también que se le clausure su centro de operaciones y conspiraciones.

Dado no sólo el pasado criminal de Fujimori, sino también su dirección política tozudamente reaccionaria y antinacional, darle un encierro de alta seguridad sería bueno para la salud de la República.

Un periodista europeo llegado a Lima para informar sobre la elección del domingo me comentó sobre el desastre que acaba de sufrir Silvio Berlusconi. Le ha dolido en particular, señaló, la derrota en Milán, que era su plaza fuerte. “Berlusconi corrompió aun más la política italiana. Compraba diputados como quien compra carneros. Lo triste es que ahora nos amenaza un berlusconismo sin Berlusconi”.

El fenómeno debe ser observado con atención. Los gérmenes patógenos del Fujimorismo sin Fujimori deben ser abatidos. Hay que extirpar cualquier brote de montesinismo sin Montesinos que probablemente hoy, agazapado, prepara un gran asalto.

Escribe: César Lévano

Patricio Navia: Humala deberá llevarse bien con Dios y con el diablo

Ollanta Humala se reúne con presidenta de Brasil Dilma Rousseff

La mandataria brasileña Dilma Rousseff recibe al presidente electo del Perú, Ollanta Humala, quien inicia en la capital de Brasil, su primera gira por varios países de Suramérica, tras los comicios de segunda vuelta.

La cita se lleva a cabo en el Palacio de Planalto, sede de gobierno del Brasil.

Humala Tasso llegó a la sede gubernamental acompañado por su esposa, Nadine Heredia, personal de prensa y de seguridad.

Posteriormente, a las 13.00 horas (11.00 horas de Lima), el presidente electo será recibido en el Palacio de Itamaraty por el ministro de Relaciones Exteriores interino, Ruy Nogueira, con quien almorzará.

Asimismo, según su agenda, el viernes 10 de junio tiene programado un encuentro con el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, en Sao Paulo.

Tras su estadía en Brasil, visitará Paraguay el sábado para conversar con el presidente Fernando Lugo.

Humala también viajará Uruguay para reunirse con el jefe de Estado de ese país, José Alberto Mujica, el lunes 13 de junio, en Montevideo.

Posteriormente, el martes 14 de junio visitará Argentina para sostener un encuentro con la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, en Buenos Aires.

Humala Tasso viajará el miércoles 15 de junio a Chile para reunirse con el gobernante de ese país, Sebastián Piñera, en Santiago. Retornará a Lima al día siguiente.

La gira de Ollanta Humala por varios países de América Latina tiene el objetivo de subrayar la vocación integracionista del Perú con los países de la región.

7 jun. 2011

Deslices y deslizamientos

La vida te da sorpresas. Resulta que la derecha propone, a través de Jorge Chávez, que Ollanta Humala nombre ya mismo a Pedro Pablo Kuczynski. Mercedes Aráoz para Economía y Finanzas, a fin de calmar los nervios de la Bolsa de Valores.
El economista parece no haberse percatado aún de que Keiko y sus aliados, incluido el estadounidense PPK, fueron derrotados el domingo último.
Otros personajes del mismo sector piden que Julio Velarde siga en la presidencia del Banco Central de Reserva, lo cual confirma la importancia que tiene ese cargo para orientar la economía y las finanzas del país.
Se diría que tales opiniones provienen de personas que, además de perder las elecciones, han perdido el juicio. Viven quizá bajo el encantamiento de Reinaldo Dos Santos, el “Profeta de América”.
Pero quiero poner el acento en algunos aspectos de las elecciones. En primer lugar, que en el lapso que va del 8 de mayo al 5 de junio Keiko Fujimori, a pesar del casi monopolio del poder mediático, no ganó ni un solo punto, sino que bajó de 50.9% de la intención de voto a 49% que le asignan los resultados. En cambio, Humala subió de 49.1% a 52% en ese periodo.
Las provincias brindan otro dato, más revelador de los deslizamientos y profundización de las corrientes de opinión.
Arequipa, por ejemplo, dio a Humala en LA PRIMERA vuelta el 48% de sus votos. Ahora le ha dado 65%. Ayacucho le dio 32% en LA PRIMERA vuelta; en la segunda, 73%. Puno le dio 63% en LA PRIMERA y en la segunda le da 78%.
Humala barrió en Cusco el 10 de abril con 62.6%. Ahora la ciudad imperial le otorga 75.4%. En Apurímac, Humala subió de 52% a 67%. En Tacna, de 57%, a 72.2%; en Moquegua, de 48.1% a 64%.
No sólo en el sur se observa esa evolución. Así, en Cajamarca el 32% de Humala en LA PRIMERA vuelta se convirtió en 52%; en Ancash, el 31% creció a 56%; en Junín, pasó de 38% a 54.4%.
La Amazonía comparte la tendencia. En LA PRIMERA vuelta Loreto dio a Humala el 32% de sus votos; acaba de darle 57%. En Madre de Dios, los votos de Ollanta llegaron a 51%; pero ahora suben a 67%. En Amazonas, su 41% de LA PRIMERA vuelta salta a 69% en la segunda. Parecido es el caso de Ucayali: de 39% pasa a 55.5%; en Huánuco, pasa de 44% a 63%; en San Martín pasa de 36% a 50.6%.
En la propia Lima, centro del bombardeo mediático del frente derechista, cabe observar un deslizamiento positivo: en la provincia de Lima, Ollanta alcanzó 32% en LA PRIMERA vuelta y subió a 42% en la segunda.
Es este un fenómeno digno de atención, porque se produce en medio del carnaval propagandístico del Fujimorismo, de las caravanas cargadas de trailers corruptores, del chantaje destinado a infundir temor. Se trata de un oleaje amplio y regular, de una respuesta masiva.

Escribe César Lévano

6 jun. 2011

Humala agradece vía Twitter a los peruanos que votaron por él

Virtual presidente de la República agradeció a los peruanos por la confianza que le dieron en las elecciones del domingo.
El virtual presidente del Perú, Ollanta Humala Tasso, agradeció a sus simpatizantes y a los ciudadanos que le dieron su confianza en las elecciones del último domingo.
"Agradezco a todos por la confianza depositada en el proyecto nacionalista. La gran transformación está en marcha. Viva el Perú", expresó a los peruanos a través de su cuenta de Twitter.
Previamente, en su discurso en la Plaza Dos de Mayo tras conocerse los primeros resultados oficiales, Humala aseguró que su gestión llevará una economía abierta y de mercado para consolidar y fortalecer el frente interno, y afirmó que convocará a los mejores cuadros técnicos independientes e intelectuales con la finalidad de plasmar el gobierno de concertación y de ancha base.
“La gran transformación está en marcha”.Ollanta Humala
Añadió que el gobierno de Gana Perú continuará “lo bueno que se ha venido haciendo”, no sin antes corregir los fallos para que el crecimiento económico “no sea chorreo”, sino que sea una constante en beneficio de todos.
Reiteró, por ello, que en su gobierno trabajará para que ningún sector del país se quede excluido y todos se sientan representados.
Del mismo modo, indicó que luchará abiertamente contra la corrupción y prometió trabajar para que las familias peruanas tengan seguridad y no estén jaqueadas por la delincuencia.
Por la tarde la lideresa de Fuerza 2011 y ex-candidata presidencial, Keiko Fujimori, saludó el virtual triunfo del nacionalista tras los resultados de la segunda vuelta electoral, y le pidió continuar el rumbo del modelo económico trazado.

26 may. 2011

Rey, defensor de asesinos

Rafael Rey, el político que auspició el decreto Fujimorista que amnistió a los asesinos del Grupo Colina, ha vuelto a las andadas. Se lanzó ayer contra LA PRIMERA por nuestro titular de primera página: “A mí no me consta que Montesinos sea un asesino, dice candidato Fujimorista (Rafael Rey)”.

Herido en su honor, según él, estremecido en su sensibilidad, insinuó que habíamos falseado una declaración que hizo en televisión. Rey no había leído, por lo visto, un titular, de tamaño mayor que el nuestro, de Diario 16, que escribió: “No le consta que Montesinos sea un asesino. Candidato a LA PRIMERA vicepresidencia del Fujimorismo dice que no cree que el ex asesor sea un criminal”.

La República, por su parte, escribió en su página cuatro: “No sé si Montesinos mató… Montesinos está condenado y ha cometido graves delitos. Si entre estos delitos está el asesinato directo, no lo sé y no me consta”.

O sea que no habíamos mentido ni exagerado.

Rey, como militante del Opus Dei, detesta el periodismo libre. Si llegara al poder, ya sabemos cuál sería su primera víctima.

El aspirante a vicepresidente del Perú expone en realidad una de las líneas argumentales con que la mafia espera liberar a Alberto Fujimori y sus cómplices. Refiriéndose a las declaraciones de Rey, Mario Vargas Llosa desveló la maniobra al declarar en Ideeleradio:

“El razonamiento lógico desde el Fujimorismo es que Montesinos no tiene la culpa y no hay ninguna razón para que esté en el calabozo cumpliendo condena, todo eso es producto de la inquina política y, entonces, (ellos dicen) hay que reparar esa injusticia, abrir los calabozos y (que) salgan a seguir haciendo de las suyas y además esta vez legitimados por el voto de los peruanos”.

De eso se trata. Detrás de la campaña electoral y de las maniobras tácticas de sus voceros, hay grandes intereses pasados y futuros y complicidades siniestras de ayer que buscan el retorno al poder de asesinos, ladrones y corruptos, para reanudar la faena.

Rey no sabe si Montesinos es un asesino, porque él no lo ha visto matar. Con el mismo criterio podría decir que no sabe si Fujimori es culpable en el asesinato de La Cantuta y la masacre de Barrios Altos, porque él (Rey) no estuvo ahí.

Contra ese argumento especioso está el hecho de que los dictadores suelen encargar a otros la realización directa de sus crímenes. Que se sepa, Hitler no mató a nadie con sus propias manos. El propio Alan García, tan amigo de Rey, declaró que en la matanza de El Frontón, Agustín Mantilla, su ministro del Interior, actuó por su propia cuenta.

Se contradice Rey cuando alega, respecto de Montesinos: “tengo entendido que está condenado como autor mediato”. De eso se trata, y ninguna triquiñuela de ningún defensor de impunidad para asesinos podrá borrar esa autoría.

Escribe César Lévano

25 may. 2011

Manifiesto anti-fujimorista

Un grupo de intelectuales peruanos, entre los que destacan, el Nobel Mario Vargas Llosa, Alfredo Bryce Echenique, Fernando Iwasaki y Santiago Roncagliolo, publicaron una carta para rechazar la candidatura de la lideresa de Fuerza 2011, Keiko Fujimori, que supone, señalan, el regreso a la dictadura fujimorista.

“Quienes suscribimos esta carta expresamos nuestro enérgico rechazo ante la amenaza que, contra la democracia y la libertad de los peruanos, supone la posible resurrección de la dictadura fujimorista”, afirman en la misiva.

Consideran que el régimen de Alberto Fujimori (1990-2000) marcó el periodo “más siniestro en la historia de nuestros gobiernos republicanos”.

“Fue una década criminal cuyas funestas consecuencias no debemos olvidar, relativizar ni pasar por alto”, indican.

Señalan que el mayor triunfo de la democracia peruana en los últimos años ha sido el rechazo a esa dictadura, el procesamiento judicial de sus líderes y el castigo legal a los innumerables delitos y crímenes contra la humanidad que cometió.

“El Perú debe rechazar una vez más la impunidad y reforzar su fe en una democracia con justicia para todos y con posibilidades de progreso dentro de un orden legítimo”, refiere.

Asimismo se muestran a favor de la candidatura del líder de Gana Perú, Ollanta Humala, a quien, de llegar al gobierno, se mantendrán vigilantes que cumpla su compromiso de respeto a la democracia.

“El candidato presidencial Ollanta Humala ha jurado públicamente defender esos principios. Creemos que nuestro deber en este momento es escuchar ese juramento y que nuestra obligación inmediatamente posterior será vigilar su cumplimiento. El presente nos ha dejado con esa alternativa que es la vía válida de oposición a la reinstauración de la dictadura”, afirman.

Los escritores peruanos laman al electorado a votar por Humala Tasso.

“Los firmantes llamamos a la sociedad a mantener su poder de representación, rechazando el regreso de la dictadura y solidificando, mediante el voto por Ollanta Humala, con una actitud activa y vigilante, nuestro orden democrático”, refieren.

“El nuestro es un llamado esperanzado y optimista a la unidad nacional: este 5 de junio, los peruanos debemos defender, a través de un voto responsable y cívico, nuestra dignidad, nuestra libertad y nuestra democracia”, finalizan.

9 may. 2011

19 razones para votar por Ollanta (y con cierta alegría)

Por Alvaro Vargas Llosa
1] Con los Fujimori, el aprendizaje moral de la clase dirigente peruana, que tiene los valores invertidos y cree que libertades y DDHH son una cojudez, se interrumpirá. Resucitará la república bananera.

2]Con los Fujimori, el “modelo” volverá a ser el coto vedado de ciertos mercachifles: el mercantilismo mafioso es la negación de una economía libre. El crecimiento anual de la década democrática fue tres veces superior al de los 90.

3]Con los Fujimori, se cancelará la posibilidad de que los pobres recuperen la dignidad: el método para comunicarse con ellos en los 90 fue la dependencia, la esterilización forzosa, la fosa y la cal.

4] Con los Fujimori, se instalará el terror en las empresas, salas de redacción y tribunales. Los despidos, amenazas y capitulaciones en el principal grupo mediático y una radio arequipeña son un abracadabrante anticipo. El fujimorismo no es una idea o proyecto: es un método. El método de Al Capone (sin el detalle del puro).

5] Con los Fujimori, garantizaremos que el magistrado César San Martín, un lujo para el Poder Judicial, sufra una persecución abominable.

6] La condición ética, política e intelectual de los botafumeiros de Fujimori basta para saber dónde no hay que estar. Para sus economistas copiones de alquiler, sus arlequines televisivos importados (con “dumping”) y sus pelafustanes cibernéticos fue pensada la frase de Borges: “Se había adiestrado en el hábito de simular que era alguien para que no se descubriera su condición de nadie”.

7] El candidato a primer vicepresidente de los Fujimori es un golpista. El candidato a segundo vicepresidente es casi fascista y tonto a partes iguales. En materia de autoritarismos, “casi” es un agravante y “tonto” un pleonasmo.

8] En los países donde las cosas están en su sitio, la cárcel no la gobierna el presidiario. La Diroes es hoy la hacienda de los Fujimori. El peligro no es que la candidata libere al padre sino que el padre enreje al país con hija y todo.

9] Con Ollanta, hay mayor garantía democrática. Si él comete un exceso, la derecha le saltará al cuello. Si los Fujimori cometen un crimen o delito, la derecha aplaudirá como foca.

10] Con Ollanta, el “modelo” podría adquirir más legitimidad social. Hubo dos fenómenos latinoamericanos en la última década: la expansión de la clase media y la modernización de una parte de la izquierda. Si Ollanta, bajo presión, da el salto definitivo, el Perú se sumará a una lista de vanguardia. El desarrollo no es posible sin una izquierda liberal.

11] Con Ollanta –y suponiendo su modernización definitiva– cerraremos el paso a futuros caudillos populistas. En Brasil, Chile, Uruguay y El Salvador, la izquierda moderada ha neutralizado el surgimiento de caudillos iluminados.

12] Las peores derrotas de Hugo Chávez no se las ha infligido la derecha sino la izquierda. Las críticas del uruguayo José Mujica a Venezuela el día mismo de su toma de mando y, ahora, la ruptura del paraguayo Fernando Lugo con Caracas han aislado más al venezolano. ¿Por qué regalarle en bandeja a Ollanta ahora que lo ha negado? Un estadista latinoamericano que tiene cómo saberlo acaba de asegurar en una reunión privada con un gran grupo mediático europeo: “Me consta personalmente: Ollanta no seguirá la línea de Chávez”.

13] Para ciertas reformas difíciles, la izquierda puede ser más audaz que la derecha. Mujica acaba de proponer en Uruguay el bono escolar –subsidio a la demanda educativa– y Lugo ha abrazado la apertura en Paraguay: gracias a inversores foráneos, su pequeño país acaba de superar a la Argentina en exportación de carne. Ricardo Lagos abrió el comercio en Chile más que la dictadura de Pinochet.

14]En tiempos de la resistencia democrática, me tocó recibir a Ollanta en el hotel que hacía de cuartel general. Él y su esposa querían vincularse a la causa que lideraba Toledo. El Perú se dividía entre quienes luchábamos en desventaja por la libertad y quienes la habían apuñalado por la espalda. Su instinto en ese momento fronterizo fue certero. Sus graves errores posteriores, que pagó en 2006, no quitan eso.

15] Al próximo Presidente le tocará lidiar con el fallo de La Haya sobre el diferendo marítimo con Chile. Si por alguna razón el fallo resultase desfavorable al Perú, es preferible un Ollanta constreñido por las responsabilidades de Estado.

16] Es mucho más saludable tener a Alan García haciéndole oposición a Ollanta que entendiéndose con un gobierno de Fujimori para cobrar por los servicios prestados.

17] Perú Posible, a pesar de las contorsiones de estos días, dará a Ollanta la mayoría necesaria para gobernar. Esa será una de las mejores garantías de que se ciña a los límites constitucionales.

18] Ha surgido una oportunidad de convertir la emergencia de la amenaza fascista en la oportunidad de un entendimiento entre la izquierda y sectores liberales. Hay precedentes históricos. En 1989, la coalición de conservadores y comunistas en Grecia acabó con un gobierno corrupto. En México, el PRD y el PAN de Felipe Calderón, con candidaturas comunes, han sacado del poder al PRI en varios estados y quizá vayan juntos en las presidenciales. En Inglaterra, liberal-demócratas (izquierda) y conservadores moderados han evitado juntos el continuismo.

19] Ollanta es la posibilidad que queda de enderezar la democracia que los demócratas torcieron en estos 10 años. Son responsables de ello los empresarios que reciclaron a periodistas enfeudados a la mafia, los políticos que se aliaron con ella para dirimir sus estúpidas querellas con otros demócratas, los dineros robados que no fueron totalmente repatriados y los muchos cómplices que “pasaron piola” (para usar un argentinismo) sin ser procesados. Qué razón tenía Alexis de Tocqueville: “El hábito de la falta de atención debe ser considerado el mayor vicio democrático.” Si Ollanta triunfa, asegúrese la democracia de prestar milimétrica atención en el futuro.
Tomado de La República